Opinión

AnálisisGolpe para la misión de reconstruir la confianza

Por Rosendo Fraga

Durante los diez días previos a la renuncia de Luis Caputo como presidente del Banco Central, tanto la información proveniente del oficialismo como la expectativa favorable de los mercados respecto a la Argentina sostenían que era inminente la ampliación de la asistencia financiera del FMI, hasta sumar 20 mil millones de dólares más a los 50 mil ya otorgados.

Pero en la tarde del lunes 24 de septiembre se supo que dicha cifra no era exacta y que, en realidad, el organismo financiero internacional analizaba una cifra que solo iba de 3 mil a 5 mil millones de dólares. Horas después, en la primera mañana del martes 25, se conocía, sin mayor explicación por parte de él o el Gobierno, la renuncia de Luis Caputo a la presidencia del Banco de Central.

Sin duda, no fue lo mejor para el presidente Mauricio Macri, que durante el mismo lunes dedicó el día en Nueva York a tratar de reconstruir la credibilidad económica, tanto de los medios especializados como de los inversores, respecto a la Argentina.

El primer comportamiento de los mercados en la mañana del martes mostró que la combinación generada por la decepción respecto a la cifra adicional que iba a otorgar el FMI, así como la renuncia de Caputo, habían neutralizado el esfuerzo presidencial.

El enfrentamiento entre el funcionario renunciado y el ministro de Hacienda y Finanzas había crecido durante el mes de agosto y entonces parecía que el primero había ganado la pulseada, cuando en un ajetreado fin de semana en la residencia de Olivos su cargo fue ofrecido al economista Carlos Melconian.

El acuerdo con el FMI era un campo de batalla entre los dos funcionarios. Caputo se mostraba proclive a desafiar al organismo financiero internacional, utilizando tanto las reservas del Banco Central como la asistencia del FMI para mantener el dólar bajo control. Nicolás Dujovne, por su parte, tenía una posición más conciliadora, privilegiando la buena relación con el organismo.

¿Tuvo que ver Caputo con la falsa expectativa de los 20 mil millones de dólares que finalmente no llegarán como ampliación del acuerdo? Es posible. Lo cierto es que dicha información transformó en frustración el acuerdo que se firmará en los próximos días.

Ello no quiere decir que el Gobierno argentino no haya solicitado esta cifra adicional, primero a la administración Trump y luego al FMI. El error fue transformar el escenario deseable en el probable.

Mientras tanto, la primera cuota de 3 mil millones de dólares que el FMI iba a entregar a la Argentina el lunes 17 de septiembre sigue sin efectivizarse, a la espera de que se cierre el acuerdo que se negocia.

 

 

Etiquetas

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores

365TV