Mundo

Escándalo en Italia: expulsaron del Parlamento al senador electo con fraude en la Argentina

Adriano Cario fue destituido en una votación muy ajustada en el Senado, donde reina el caos respecto de quién deberá asumir ahora la crucial banca que quedó vacante

En una votación muy ajustada, al filo de la navaja, por tan solo 6 votos, el hasta ahora senador ítalo-argentino Adriano Cario, al centro de un escándalo por fraude en su elección en Buenos Aires en 2018, quedó hoy expulsado de la Cámara alta italiana.

Aunque se esperaba que pasara a ocupar su banca el ítalo-brasileño Fabio Porta, del Partido Democrático (PD), quien denunció hace más de tres años “el mayor fraude electoral de la historia de la república italiana” en el marco de una votación por correo de italianos residentes en el exterior, por la circunscripción América del Sur, aún no estaba claro. Y reinaba al respecto una situación caótica y más que confusa en el Senado, donde pasó a revindicar ese banca un tercero en discordia, el ítalo-argentino Francisco Nardelli.

A diferencia de una votación del 9 de mayo pasado en la que una Junta del Senado que investigó el caso salvó a Cario, pese a la existencia de tres pericias que certificaron que hubo miles de votos en su favor falsificados con la misma caligrafía, esta vez las cosas fueron distintas.

En una votación secreta de todo el Senado, 132 senadores votaron por la destitución de Cario, hijo de inmigrantes calabreses nacido en Uruguay pero residente en la Argentina; 126 en contra y 6 se abstuvieron.

Tal como trascendió porque comunicaron su intención de voto, votaron por la salida de Cario el PD, de centroizquierda, el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E) –que revirtió la posición que había tenido en la votación de la Junta- y Hermanos de Italia, el partido de derecha de Giorgia Meloni. Mientras respaldaron a Cario, que en 2018 resultó electo como senador por la USEI (Unione Sudamericana Emigrati Italiani), los otros dos grandes partidos de derecha del Parlamento, es decir, la Liga de Matteo Salvini y Forza Italia, del expremier, Silvio Berlusconi.

Su defensa
En una sesión en la que también se votó por tres casos parecidos ocurridos en Italia, Cario clamó su inocencia. “Soy ajeno a cualquier tipo de hipótesis de manipulación. Ha habido una pericia sin contradicción sobre una muestra muy reducida, tres secciones sobre 99, solo 375 boletas frente a muchas decenas de miles de votos legítimamente conseguidos por mí”, se defendió. “Considero que no es posible declarar mi expulsión sobre un porcentaje de boletas considerado censurable. Aún sosteniendo que hay votos inválidos, sigue habiendo una diferencia de miles de votos en mi favor. Para disponer de mi destitución deberían controlar todas las papeletas”, indicó, casi en lágrimas.

Cario, que habla muy poco italiano, saltó a la fama en febrero pasado cuando, en plena crisis del gobierno de Giuseppe Conte, integró el denominado grupo de senadores “responsables” que intentó, en vano, mantener con vida el ejecutivo del abogado. Fue para devolverle esa favor que en la votación de la Junta del 9 de noviembre pasado, el M5E, que lidera Conte, lo respaldó. Pero esta vez, luego del clamor mediático que tuvo el caso, que volvió a poner sobre el tapete el sentido del ya controvertido voto de los cerca de 6 millones de italianos residentes en el exterior y la legitimidad de este derecho, evidentemente hubo un cambio.

“Fue un acto de justicia la expulsión de Cario, porque es evidente que hubo fraude en la Argentina y no es la primera vez, pero también fue una decisión política, porque él nunca fue imputado, ni llamado a declarar”, comentó a LA NACION una fuente del Senado.

En un intento por sobrevivir a la votación de hoy, que finalmente lo hundió, hace tres días Cario -que después de haber sido electo por la USEI pasó a estar en el MAIE (Movimiento Asociativo de los Italianos en el Exterior) y luego en el grupo Mixto-, había acordado entrar al grupo de centroderecha llamado “Idea”, formado por senadores que salieron de Forza Italia, como Gaetano Quagliarello. Una táctica que finalmente no le alcanzó, por pocos votos, sobre todo después de la “traición” de los cerca de 70 senadores del M5E.

Pelea por su lugar
En un comunicado que difundió el 21 de noviembre pasado, en el que denunció ser víctima de difamación y de una “operación política”, Cario recordó que su caso se daba “por la necesidad política del partido del denunciante de aumentar su presencia parlamentaria con mi destitución, previo a la elección del Presidente de la República italiana en febrero próximo”.

Justamente por este tema, la peleadísima elección que se dará en febrero próximo para elegir al máximo cargo institucional del país, ya que vence el mandato de siete años de Sergio Mattarella, la salida de Cario provocó caos en el Senado.

Si bien se pensaba que Fabio Porta, del PD y un voto más de la centroizquierda en esa votación crucial, automáticamente recuperaría la banca injustamente ocupada por Cario desde marzo de 2018 hasta ahora, reinaba la incertidumbre. O, más bien, “un pasticcio” a la italiana, en el que apareció Francisco Nardelli, ítalo-argentino que fue candidato también en una lista del USEI asociada a AISA (Asociación Italiana Sud América), que reclamó la banca que quedó vacante.

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android


ENCUESTAS

¿Estas de acuerdo en la eliminación de las PASO en Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

En fotos: se derrite un glaciar y un pueblo de 120.000 habitantes podría desaparecer
Ver anteriores