Mundo

Estados UnidosEl Senado norteamericano inició el juicio político contra Donald Trump

El jefe de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, en una conferencia de prensa por el juicio político Fuente: AP

Lejos de correr riesgo de ser destituido, el presidente confía plenamente en que el Senado, donde los republicanos cuentan con una mayoría de 53 bancas, lo absolverá.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, John Roberts, ingresó en el Senado, caminó envuelto por el silencio hasta el podio que preside la Cámara, y repitió un ritual que sólo había sucedido dos veces: prestó juramente para presidir el juicio político de un presidente norteamericano, el tercero en la historia del país. Tras su jura, Roberts miró a la sala, le pidió después a todos los senadores presentes para la histórica sesión que levantaran la mano derecha, y les tomó juramento a ellos.

«¿Juran solemnemente que en todo lo relacionado con el juicio político de Donald John Trump , presidente de Estados Unidos, hará justicia imparcial según la constitución y las leyes, que Dios se lo demande?», preguntó. Un tenue «sí» recorrió la sala.

Así comenzó el juicio político a Trump, el tercer mandatario acusado en el Congreso de haber cometido un crimen y haber violado su juramento constitucional.

«¡Fui enjuiciado por hacer una llamada telefónica perfecta!», reaccionó Trump en Twitter, en una referencia a su conversación con el presidente de Ucrania, Volodomir Zelenski, que desató el Ucraniagate, el escándalo que lo llevó al impeachment.

Lejos de correr riesgo de ser destituido, Trump confía plenamente en que el Senado, donde los republicanos cuentan con una mayoría de 53 bancas, lo absolverá. La Casa Blanca trabaja de hecho desde hace semanas junto con senadores republicanos para acortar al mínimo el juicio político, que podría durar solo dos semanas, el más corto de los tres impeachment que ha visto Estados Unidos. El juicio a Bill Clinton duró poco más de un mes, mientras que el de Andrew Johnson duró más de dos meses. Para ser destituido, Trump debería ser declarado culpable por 67 senadores.

Ante un desenlace despojado de expectativa alguna, las miradas están puestas en qué novedad pueda ofrecer el juicio político que pueda generarle algún daño político a Trump, quien este año i rá en busca de su reelección en los comicios presidenciales de noviembre. Demócratas y republicanos están encerrados desde hace semanas en una pelea para decidir quién testificará en el juicio, si es que el proceso, que los republicanos quieren liquidar lo antes posible, llega a tener algún testigo.

Trump fue acusado por los demócratas en la Cámara de Representantes de abusar del poder de la presidencia y obstruir la labor del Congreso en la investigación del escándalo Ucraniagiate. Para la oposición, Trump presionó al gobierno de Ucrania a través de una diplomacia paralela liderada por su abogado personal, Rudy Giuiliani, para que pusiera en marcha dos investigaciones para beneficiar su reelección, incluida una para perjudicar a Joe Biden, uno de sus potenciales rivales. Turmp ha dicho que la acusación es una «farsa» y una «caza de brujas». El Partido Republicano se abroqueló detrás del presidente.

Uno de los actores claves del Ucraniagate, Lev Parnas, asociado a Giuliani c omplicó a Trump al proveer documentos a los demócratas con información sobre sus gestiones en Kiev, y afirmar en varias entrevistas que el presidente estaba al tanto de todo lo que ocurría, al igual que el vicepresidente, Mike Pence.

Esta semana, los demócratas develaron los documentos provistos por Parnas, que brindan evidencias de que Giuliani y Parnas trabajaron para presionar a Kiev para que Ucrania investigara a Biden, o al menos anunciara una investigación. Uno de los argumentos de la Casa Blanca es que las investigaciones pedidas por Trump buscaban atacar la corrupción en Ucrania, pero Parnas dijo que el objetivo siempre fue Biden. La Casa Blanca también ha intentado despegar a Trump del escándalo, pero Parnas dijo que Trump sabía todo.

«Todo el mundo estaba al tanto», afirmó Parnas. «El presidente Trump sabía exactamente lo que estaba ocurriendo», indicó, en una entrevista con la cadena MSNBC, que brindó luego de que los demócratas difundieron los documentos que entregó.

Trump negó conocer a Parnas, pese a que hay varias fotografías de ambos en distintos eventos. Hoy, en el Salón Oval de la Casa Blanca, luego del inicio del juicio, Trump trató una vez más de despegarse.

«No lo conozco, nunca tuve una conversación con él que recuerde», dijo el presidente.

Parnas reconoció que no es «amigo» de Trump, pero dijo que el presidente mintió al afirmar que no lo conocía porque tenía muy en claro quién era, y qué era lo que hacia en Ucrania.

Giuliani y Parnas también intentaron forzar la salida de Ucrania de la exembajadora de Estados Unidos, Marie Yovanovitch. Los documentos que difundieron los demócratas sugieren que monitoreaban a Yovanovitch, una revelación que llevó al gobierno de Ucrania a abrir una investigación. En Washington, el Senado retomará el juicio el próximo martes.

 

Etiquetas

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

La alarmante imagen de una tortuga muerta por la contaminación que ganó un premio de fotografía
Ver anteriores