Deportes

Super RugbyEl mundo del rugby habla del fenómeno Jaguares y advierte: ahora, atención a Los Pum

Abundaron los elogios para la actuación del equipo argentino.

Como en toda Nueva Zelanda, el prime-time de los canales deportivos tiene al rugby como gran protagonista. Incluso en programas que se dedican al fútbol australiano (juego de enorme popularidad en Oceanía), hubo segmentos para hablar del partido decisivo del Súper Rugby y analistas que apuntaron a las virtudes y los defectos de Jaguares. En los diarios se puso la lupa sobre los jugadores que le podían complicar la vida a Crusaders. En definitiva, jugadores, staff, hinchas, históricos y periodistas hablaron del fenómeno argentino.

El entrenador Scott Robertson no se ruborizó al reconocer que «no había muchos que al iniciar la temporada dijeran que Jaguares jugaría la final». Afirmó estar «impresionado» con lo que mostró el equipo argentino y felicitó a Gonzalo Quesada, el staff y el plantel por su actuación en la final. En el mismo sentido se expresó Sam Whitelock, capitán de Crusaders: “Nos hicieron un partido durísimo, es increíble lo que hicieron y no sólo en la final, sino en estos cuatro años desde que empezaron a jugar hasta llegar a esta instancia”.

Craig Dowd, periodista de ESPN, afirmó que «al margen del resultado de la final, el crecimiento de Jaguares es la gran historia de la temporada». Y agregó, reforzando la impresión que tiene del rugby albiceleste: «Hace un tiempo dije que Argentina era el equipo a seguir en el próximo Mundial. Y esto confirma mi sensación. Creo que entre los seleccionados del (Rugby) Championship, han superado a Australia».

Entre el resto de los cronistas no solo locales, sino de los que llegaron de otras ciudades a cubrir la final, destacaron a varios nombres: el hooker Agustín Creevy, de quien dijeron que «no tiene nada que envidiarles a los mejores del mundo y puede estar en esa conversación» o el wing Sebastián Cancelliere, cuya ausencia en el XV inicial generó sorpresa. Pero también casi que colgaron la bandera de «Perdón Díaz Bonilla». «No creía que pudiera reemplazar a Nicolás Sánchez, pero me equivoqué groseramente. Es un gran número 10 y le dará batalla a (Richie) Mo’unga», dijo entre risas un colega que pidió protección y clemencia para su nombre. Al margen del duelo final, en el que el apertura argentino estuvo por debajo de su mejor rendimiento, no le faltó razón.

“No fueron finalistas por casualidad. Se lo merecen, fueron uno de los dos mejores equipos. Esperaba que, si ganaban, celebraran largo y tendido, porque hay un montón citados para el Rugby Championship y unos dolores de cabeza durante unas semanas no estarían mal”, bromeó el entrenador de los All Blacks, Steve Hansen, cuyo equipo debutará en el certamen del hemisferio Sur contra muchos de estos Jaguares vistiendo la camiseta de Los Pumas. Luego, más serio, agregó: “Su mejor arma es la confianza”.

Entre las referencias de las tres fuerzas del hemisferio Sur, el ex head-coach de los Springboks e Italia, el sudafricano Nick Mallett, aseguró: “Lo malo del deporte es que siempre se pone el foco en el ganador. Saquémonos el sombrero con la actuación de Jaguares en el Súper Rugby. Estuvieron definitivamente increíbles y merecen ser celebrados aunque Crusaders haya sido campeón. Fueron merecidos finalistas y creo que son la mejor noticia de la temporada. Tampoco me gustan los premios individuales, pero Pablo Matera lo mereció luego de sus estupendos actuación y esfuerzo. Estuvo asombroso todo el año y si alguien me pidiera que eligiera al mejor de la temporada, sería él”.

Ronan O‘Gara, asistente de Crusaders, remarcó que Jaguares “fue un rival peligroso, sin importar que se dijera que esto para ellos ya era un triunfo“. Y agregó: “Quisieron ganar; cuando tienen la chance de conseguir algo son muy peligrosos, tienen mucha calidad y respetamos mucho el desafío que resultaron”.

Jaguares enamoró incluso a varios todavía más ajenos. Russel Arnold, ex jugador y hoy entrenador de cricket, además de comentarista televisivo de deportes, señaló que “fue una temporada increíble del equipo argentino, y ahora cuidado con Los Pumas en el Mundial”.

“Me encantó la fuerza que mostraron y su tenacidad. Defendieron muy fuerte, sólo les pudimos anotar un try por un error que les costó mucho. Pero no es fácil controlar nuestro ataque como lo hicieron. Son un gran equipo”, evaluó Florian, bufanda de Crusaders al cuello, al finalizar el partido bajando una de las tribunas tubulares del estadio de Christchurch. Los aplausos que el público le había brindado al equipo argentino resumieron esa sensación del respeto bien ganado.

Etiquetas

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores