Política

La vicepresidenta y su entornoEl crimen de Fabián Gutiérrez: los otros dos secuestros y tres robos vinculados al dinero K

Entre los antecedentes violentos aparecen el rapto de otro ex secretario de Cristina Kirchner y el de una familia vinculada a Lázaro Báez, y el asalto comando a una estancia del ex recaudador del FPV.

El asesinato de Fabián Gutiérrez cometido presuntamente por móviles económicos se suma a una zaga de hechos de violencia ocurridos en los últimos años alrededor del dinero K: el secuestro del otro ex secretario de los Kirchner, Roberto Sosa; el asalto comando a una de las estancias de Raúl Copetti; el rapto de una familia amiga del novio de Luciana Báez, y el robo a los padres de otro secretario, Daniel Alvarez, entre otros. El mismo Roberto Baratta, en sus viajes de recaudación con Oscar Centeno, estaba preocupado por seguimientos y eventuales robos, tal como quedó probado en la causa de los cuadernos de las coimas​.

Si bien con diferencias, estos hechos tienen en común la intención de quedarse con parte de los llamados “tesoros K”, tal como los describió el ex contador de los Kirchner, Víctor Manzanares. La casa de medio millón de dólares de Gutiérrez en El Calafate tiene una decena de cámaras de seguridad, entre otras medidas de protección. En 2015, Gutiérrez declaró bienes a la AFIP en el país por más de $ 8 millones que incluían media docena de empresas y 16 propiedades.

Los supuestos “tesoros K” no solo fueron contados por Manzanares, quien confesó y hoy vive con la protección policial duplicada en la capital santacruceña.

Los indicios comenzaron a principios de 2016 cuando Elisa Carrió denunció que Lázaro Báez había desmantelado una bóveda ubicada en el sótano de la casa de huéspedes que tenía en su chacra de Río Gallegos y usaba Néstor Kirchner.

Otro que confirmó haber visto «dólares húmedos» fue el financista Leonardo Fariña, quien se arrepintió ante el juez federal Sebastián Casanello en la causa de la ruta del dinero K. Algo parecido dijo el financista Ernesto Clarens en la causa de los cuadernos de las coimas.

Por su parte, Carlos Temístocles Cortes –procesado en Cuadernos- confesó que recibió dinero de Daniel Muñoz –fallecido en 2016- “en fajos de 10.000 dólares». Y describió: «Recuerdo que en muchas oportunidades faltaban. Recuerdo que venían los billetes con olor a humedad”.

Este y otros datos refuerzan la hipótesis que lanzó el ex contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, en el sentido de que cuando murió Néstor, los testaferros se peleaban por “las llaves del tesoro”, es decir de lugares donde se escondía el efectivo.

En mayo de 2016 sonó una de las primeras alarmas en el kirchnerismo con el secuestro en Río Gallegos de Roberto Néstor Sosa, ex secretario de Néstor Kirchner. Según Opi Santa Cruz, dos personas militantes del FPV y Kolina fueron los denunciados por la esposa del ex funcionario. Sosa fue sacado de su domicilio a los golpes y subido a una camioneta para que confiese dónde estaría la plata que guardaban Néstor y Báez.

Sosa es otro de los procesados en la causa de los cuadernos, pero a diferencia de Gutiérrez no se convirtió en arrepentido. Luego Sosa fue liberado por sus secuestradores, estos estuvieron detenidos y finalmente quedaron excarcelados. Según Manzanares, Muñoz le transfirió un camión Volvo con acoplado dominio EOJ 422 a Sosa, entre otros bienes.

La seguidilla continuó. El 1° de junio de 2016, tres asaltantes armados ingresaron en el domicilio de los padres del ex secretario presidencial Daniel Álvarez, en Río Gallegos, y se llevaron “una suma significativa de dinero”.

En febrero 2017, un grupo comando asaltó la estancia –fuertemente custodiada- que el ex recaudador del Frente para la Victoria, Raúl Copetti, tiene en la localidad de Junín de los Andes, Neuquén.

Según detalló el diario La Mañana de Neuquén, ocho delincuentes encapuchados coparon la estancia, redujeron a los cuidadores y rompieron las paredes y el suelo en busca de dinero. Al final, solo se llevaron tres televisores, una motosierra y varios celulares.

Al ser allanado en la causa Cuadernos, a Copetti la Policía Federal le secuestró en la finca Los Nogales (kilómetro 21 de Santa Mónica, Córdoba) dinero en efectivo por U$S 90.000 y $ 2.400.000. En 2010 se radicó en San Martín de los Andes e invirtió en una casa de tres hectáreas y media más seis hectáreas de los alrededores (valuada en 2 millones de dólares y con una fortísima custodia), y otra de un millón de dólares en el Chapelco Golf, según el programa PPT de Jorge Lanata.

En noviembre 2018, ocurrió uno de los hechos más graves. Un grupo comando copó durante casi dos días la estancia Monte Negro, en Santa Cruz, donde mantuvo secuestrada a la familia Jamieson, que es amiga de Luciana Báez, hija del empresario K.

A los dueños les pegaron y preguntaron por el «dinero enterrado en un contenedor» que tendría Marcos Muller, pareja de Luciana. Durante el copamiento de la estancia, los secuestradores rompieron pisos, entretechos, armeros y placares en busca de la supuesta plata de Báez escondida allí “según la información que les habían dado” un soplón. Los Jamieson son amigos de Muller.

Este ataque confirmó el accionar de delincuentes, ex socios, ex cómplices o cazadores de fortunas que están buscando los supuestos contenedores con dólares o euros enterrados por Báez y otros “tesoros K”.

Unas semanas antes, esos supuestos contenedores habían sido buscados sin éxito por el juez federal Claudio Bonadio en la estancia Cruz Aike, de Báez. Un peritaje mostró que unos días antes de que llegaran los gendarmes con equipos de Validad, hubo movimientos extraños de tierra en la estancia.

En los últimos años, en Cruz Aike se vio a desconocidos haciendo nuevamente pozos, según vecinos de la zona. Mientras, en la provincia hay como una “fiebre del oro” en busca de la supuesta plata enterrada de Báez. Alrededor del empresario, acusado por el lavado de 60 millones de dólares en la causa de la Ruta del Dinero K, giran múltiples versiones según las cuales empleados aún fieles de Báez estarían moviendo dinero en camiones de un lado a otro del país para que no sea embargado por la Justicia.

En noviembre de 2018, dos personas irrumpieron en la vivienda de 25 de Mayo, en Río Gallegos, que alguna vez habitaron los Kirchner y que ahora ocupan miembros de la familia Mayán, también parientes del ex mandatario y de la gobernadora Alicia Kirchner.

En ese momento, Cristina acusó del hecho a efectivos de la Policía Metropolitana y habló de “protecciones mediáticas y causas armadas en la Justicia”. Sin embargo, los ladrones exigían que les entreguen dinero que supuestamente guardaban los moradores de la vivienda: “Dónde está la plata que tienen escondida”.

Un ex dirigente K admitió que hubo más robos a ex funcionarios pero que «optaron por mantenerlos en secreto» para evitar quedar expuestos ante la opinión pública.

  •  

 



CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Kevin Carter: el fotógrafo que mostró los horrores del mundo y no pudo vivir con ellos
Ver anteriores