Salud

Investigación¿El consumo moderado de alcohol protege el corazón? Un estudio impulsa una nueva respuesta

Científicos estudiaron la relación entre las variantes genéticas y el consumo de alcohol y no encontraron ningún beneficio cardíaco.

La semana pasada, dos pacientes le preguntaron al Dr. Stanley L. Hazen, cardiólogo de la Clínica Cleveland, cuánto alcohol diario estaba bien para su salud cardíaca.

A los dos les dio un consejo médico muy aceptado: un promedio de una copa por día ayuda al corazón. «No lo dudé un instante», comentó.

Entonces vio un artículo publicado en la revista académica online JAMA Network Open cuyos resultados cambiaron su forma de pensar en cuanto a lo que debía decirles los pacientes. El artículo, dijo, «me cambia la vida por completo».

Conclusión del estudio: no existe un nivel de consumo de alcohol que no suponga riesgo de enfermedad cardíaca. El riesgo es pequeño si las personas toman un promedio de siete unidades (copas o vasos) por semana en relación con ninguna. Pero se incrementa rápidamente a medida que el nivel de consumo de alcohol aumenta.

La dosis importa
«La dosis importa mucho», observa la Dra. Krishna G. Aragam, cardióloga preventiva del Hospital General de Massachusetts y coautora del trabajo. «Sólo hay que darse cuenta de que, a medida que se superan los niveles moderados, el riesgo crece bastante.»

El estudio, que puede ayudar a resolver disputas médicas sobre los efectos del alcohol en el corazón, implicó sofisticados análisis de los genes y los datos médicos de casi 400.000 personas que participan en el UK Biobank, un repositorio biológico del Reino Unido que utilizan los investigadores para estudiar los genes y su relación con la salud.

La edad media de las personas seleccionadas para el estudio acerca del alcohol fue de 57 años y el conjunto declaró consumir un promedio de 9,2 tragos por semana.

Algunos investigadores han informado que beber moderadamente protege el corazón porque los bebedores moderados, como grupo, tienen menos enfermedades cardíacas que los que beben mucho o los que se abstienen.

La doctora Aragam y sus colegas también observaron ese efecto. Pero la razón, advierten, no es que el alcohol proteja el corazón. Es que los bebedores moderados —los que consumen hasta 14 unidades de bebida por semana— suelen tener otras características que disminuyen su riesgo, como fumar menos, hacer más ejercicio y pesar menos que los que beben más y los que no beben.

El riesgo aumenta significamente cuando se supera el consumo moderado. Foto Shutterstock.
El riesgo aumenta significamente cuando se supera el consumo moderado. Foto Shutterstock.

Incógnita
No se sabe por qué los bebedores moderados tienden a ser más saludables que los no bebedores, indica Krishna Aragam. Pero el estudio del Biobank no averigua por qué los participantes beben o se abstienen. Intenta, en cambio, separar los efectos del alcohol en el corazón de los efectos de otros hábitos, comportamientos y características. Para lograrlo, los investigadores emplearon un método llamado aleatorización mendeliana.

Así encontraron variaciones genéticas que predisponen a una persona a beber más o menos. Dado que las variaciones se distribuyen aleatoriamente en una población, pueden servir en un estudio como el equivalente de asignar personas, aleatoriamente, a abstenerse o a beber en distintos niveles.

Los investigadores pueden enterarse si quienes responden a variaciones vinculadas a un mayor consumo de alcohol padecen más enfermedades cardíacas e hipertensión arterial que quienes tienen variaciones vinculadas a un menor consumo.

El análisis estadístico realizado por los científicos muestra una curva de riesgo exponencial con las variaciones genéticas que refieren mayor índice de consumo alcohólico.

Según los expertos, el consumo de alcohol no trae ningún beneficio a la salud. Foto Shutterstock.
Según los expertos, el consumo de alcohol no trae ningún beneficio a la salud. Foto Shutterstock.

Consumo abusivo
Los riesgos de enfermedad cardiaca e hipertensión arterial empiezan lentamente a medida que aumenta el número de bebidas, pero ganan fuerza rápidamente, disparándose a medida que las personas entran en el rango de consumo abusivo de 21 o más tragos por semana.

Los riesgos reales para una persona dependen de que padezca otras afecciones, como diabetes u obesidad. P

ero, según la doctora Aragam, extrapolando los resultados del estudio, una persona típica de mediana edad que no bebe tendría un 9% de posibilidades de sufrir enfermedades coronarias. Se calcula que alguien que toma un trago al día tiene 10,5% de posibilidades, lo cual es poco. Pero a partir de eso, el riesgo se incrementa rápidamente.

Muchos estudios anteriores sobre el consumo de alcohol y la salud del corazón eran observacionales, lo que significa que se hacía un seguimiento de las personas a lo largo de un tiempo para ver si la cantidad de bebida estaba relacionada con la salud del corazón.

Según los investigadores, este tipo de estudios sólo puede determinar correlación, aunque no causalidad. Pero el uso de la aleatorización mendeliana en el estudio del Biobank es más revelador de causalidad, por lo que sus resultados podrían tener más peso.

«Tenemos que empezar a pensar en esos niveles moderados e informar a los pacientes en consecuencia», subraya Aragam.

«Si optan por beber, deben saber que, a partir de cierto nivel, el riesgo aumenta bastante. Y si deciden beber menos, tendrán el grueso de los beneficios mientras se sitúen en el rango de siete tragos por semana.»

El Dr. Amit V. Khera, también coautor del estudio y cardiólogo de la compañía especializada en afecciones cardiovasculares Verve Therapeutics, estima que, desde luego, el patrón oro para evaluar los efectos cardíacos de la ingesta alcohólica sería un gran ensayo clínico aleatorio.

En 2017, el organismo estadounidense Institutos Nacionales de Salud planificó un estudio de este tipo, en el que se asignaría aleatoriamente a personas de alto riesgo una bebida al día o abstinencia. Pero se lo concluyó debido a un contacto inapropiado de los investigadores con la industria del alcohol mientras se planificaba el estudio.

Las técnicas de aleatorización mendeliana, de acuerdo con el doctor Khera, «son especialmente útiles cuando no se ha establecido, o no se puede establecer, un patrón de referencia».

A pesar de las dificultades para llevar a cabo un ensayo aleatorio sobre el consumo de alcohol, un estudio reciente realizado en Australia aporta pistas.

En él participaron 140 personas con fibrilación auricular, una forma de enfermedad cardíaca. Al inicio del estudio, los participantes declararon beber un promedio de 17 tragos por semana. A un grupo de 70 personas seleccionadas al azar se les pidió que se abstuvieran y lograsen reducir su consumo a dos tragos a la semana en promedio.

Durante los seis meses que duró el estudio, los del grupo de control sufrieron fibrilación auricular en un 1,2% del tiempo frente a 0,5% de los aleatorizados para abstenerse.

Stanley Hazen, el cardiólogo de la Clínica Cleveland, sin fines de lucro, recuerda que el nuevo estudio del Biobank lo hizo preguntarse por los efectos del aumento del consumo de alcohol durante la pandemia. Muy diversos investigadores observan que la gente ha bebido más desde que comenzó la pandemia y un informe reciente revela que el número de muertes relacionadas con el alcohol se disparó un 25% en 2020.

La presión arterial también aumentó durante la pandemia. Examinando datos nacionales, el doctor Hazen y sus colegas descubrieron que se había elevado una media de casi 3 milímetros de mercurio.

«No teníamos ni idea de cómo estaba ocurriendo», dice Hazen. Los cambios del peso corporal de los participantes no explicaron el incremento de la presión arterial durante la pandemia. El aumento, que se produjo en los 50 estados del país y en Washington, D.C., era un enigma.

Ahora, Hazen tiene una nueva idea. «Tal vez el aumento de la bebida provoque el aumento de la presión arterial», concluye.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android


ENCUESTAS

¿Estas de acuerdo en la eliminación de las PASO en Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

En fotos: se derrite un glaciar y un pueblo de 120.000 habitantes podría desaparecer
Ver anteriores