Policiales

Femicidio en Barrio Puerto ArgentinoDolor y congoja en el funeral de Paola Ávila

El último adiós a Paola del Milagro Ávila, víctima de femicidio. Foto: El Tribuno/Jan Touzeau

«Fue un crimen de odio hacia la mujer cometido por varios» dijeron los familiares. El hecho ocurrió en el barrio Puerto Argentino y hay un detenido e imputado.

Momentos de dolor e impotencia se vivieron en el sepelio de Paola del Milagro Ávila (35), víctima de femicidio, ocurrido en el barrio Puerto Argentino, en la zona oeste de la ciudad.

Familiares, amigos y vecinos se acercaron ayer desde temprano al salón de usos múltiples del barrio Alto La Viña donde se realizó el velatorio. En esa barriada residía la mujer.

Por el caso hay un detenido: Pablo Guillermo Campos, de 32 años, quien fue apresado el viernes por la noche e imputado provisoriamente ayer al mediodía como autor del delito de homicidio calificado por femicidio, agravado por ensañamiento, en perjuicio de Ávila.

Las tareas investigativas desplegadas lograron identificar a Campos como el principal sospechoso. Se supo que él había compartido una reunión con la mujer la noche anterior. No mantenían una relación de pareja.

En el caso interviene la fiscal penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas en feria, María Luján Sodero Calvet, quien explicó que se dispusieron numerosas diligencias y pericias tendientes al esclarecimiento del hecho.

«El jueves mi hermana cocinó, atendió a los chicos y me dijeron que salió como a las 10 de la noche con unas amigas y amigos, pero que volvió como a las 11. La vio llegar un sobrino que vive al frente de su casa, pero después no saben a qué hora volvió a salir. Se fue y lamentablemente ya no volvió. Es lo último que se sabe», contó Patricia Ávila, hermana de Paola.

Agregó: «Ella era modista. Tenía muchas amistades. No sabemos quién es el detenido».

Y recordó: «Hubo gente que le informó a la Policía, antes del reconocimiento del cuerpo de mi hermana, que un muchacho apodado «Pela’, con un tatuaje en el brazo que dice «Limache’, había sido uno de los últimos que la vio».

La familia de Paola está convencida de que hay más de un femicida. «Mi hermana era de contextura robusta. No molestaba a nadie. Todos los vecinos la conocían, los del comedor del barrio, y siempre van a dar buenas referencias de ella. Lo que yo puedo asegurar y aseverar es que Paola no dejaba que nadie le falte el respeto, y ella respetaba a los demás, siempre. Era muy estricta en ese sentido», dijo Patricia, al tiempo que estalló en llanto.

El ataque

Añadió: «Paola no permitía que nadie se sobrepase con ella, entonces me parece raro que una sola persona la haya maltratado, agredido y dejado en el estado en el que está: muy golpeada, con todo su cuerpo cubierto de moretones. Tiene gran parte de su cara destrozada, entonces no me llega a caber en la cabeza que una sola persona haya hecho esto. Para mí hay más de un involucrado, puede ser un grupo de personas».

Patricia aseguró: «La golpearon con fuerza. La mataron con bronca, rabia. Este es un crimen de odio hacia la mujer cometido por varios. Lo único que pido es justicia y que las autoridades busquen y encuentren a todos los involucrados, sean mujeres, hombres, mayores o menores de edad. Los queremos presos, que se hagan responsables porque dejaron a tres niños sin su mamá. El daño y el dolor es para siem pre»

Los hijos de la mujer asesinada, dos niñas de 13 y 12 años y un niño de 11, permanecerán a cargo temporariamente de Victoria Ávila (31), la hermana menor de la víctima. Fueron asistidos por la Secretaría de Derechos Humanos.

El dolor de los hijos

«Mis sobrinos ya saben lo que pasó. Se enteraron de muy mala manera, lamentablemente. No queríamos que fuera así. No fue por boca de nosotros sino por comentarios de los vecinos. Vino gente de Derechos Humanos para verlos. Una psicóloga habló con ellos y tenemos que hacer los trámites para poder llevarlos y que sigan el tratamiento», relató Patricia.

Victoria Ávila (31), la hermana menor de la víctima de femicidio y quien quedó a cargo de sus tres sobrinos, estaba con un desconsuelo profundo. No entendía lo que había pasado con su hermana.

“Lo único que pido es que se haga justicia por mi hermana, que vayan a la cárcel todos los que le hicieron esto, porque uno solo no fue. A ella le pagaron a traición, por la espalda. Una sola persona no pudo provocarle todo lo que tiene en la cara. Tiene destruido el pómulo derecho. Quiero justicia para mis sobrinos, porque son ellos los que van a padecer su ausencia. No tendrán a su mamá para que les ayude en todo lo que necesiten, cuando les duela algo”.

Sin cobertura

Por su parte, Patricia, la otra hermana de la víctima expresó: “Nosotros somos siete hermanos en total. Somos carentes de recursos y no tenemos cobertura de salud y sepelio. Mi hermana tiene un cajón gracias a la Cooperadora Asistencial de Salta”.

“Es muy difícil estar velando a mi hermana así, saber que la agarraron, la golpearon, la tiraron boca abajo y la ultimaron con una piedra grande en la cabeza. Estoy segura que no se dejó basurear, porque hay gente que no soporta que una mujer le diga: ‘Mirá, ¿sabés que?, yo con vos no me junto, no quiero saber nada’. Hay gente que te odia por el hecho de decirles eso. El de mi hermana es un crimen de odio y no hay un solo femicida sino varios. Exijo justicia”, finalizó.

Este sábado, a las 17, la víctima de femicidio fue sepultada en el cementerio San Antonio de Padua. Es la segunda mujer que muere por la violencia machista en lo que va del año.

 

Fuente: El Tribuno

 

 

 

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario



CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Eugenio, el protagonista de una imagen viral que conmovió a todos en las redes
Ver anteriores