Economía y Negocios

PreciosDistorsión: hay zapatillas que cuestan igual que un salario mínimo o un alquiler y la yerba lo mismo que el champán

Un kilo de yerba sale lo mismo que un litro de champán y una batidora eléctrica es más barata que un jean de marca.

Desde las redes sociales, los usuarios ya ironizan: “Largá el mate, tomá champán”. La frase se refiere a una situación que está instalada en la economía local: la distorsión de precios en los bienes y servicios que se comercializan en el mercado. La misma deriva en que un kilo de yerba cueste $ 349 y una botella de champán pueda venderse a $ 319.

Los ejemplos abundan. Entre los más evidentes se encuentran los electrodomésticos que pueden costar mucho menos que una prenda para vestir. Una licuadora de primera marca, por ejemplo, se puede comprar desde $ 6.000 y un jean en un shopping, puede pagarse unos $ 8.000.

Una sandwichera o una tostadora que desde las góndolas virtuales se exhiben por $ 3.000 o $ 4.000 bien puede ser un mejor regalo que otro artículos supuestamente más efímeros, como una cartera o una camisa.

Otro caso que induce a este tipo de comparaciones es el precio que tienen las zapatillas. Actualmente se ven en las vidrieras calzados premium o con mucha tecnologia aplicada que cuestan más que un salario mínimo vital y móvil (SMVM) , hoy fijado en $ 20.588.

También el costo de ese calzado está por encima de los $ 22.680,97 de ingresos que se necesitan para no ser considerados indigentes. Según el INDEC, de acuerdo con los datos del tercer trimestre de 2020, hay un 40% de la población cuyos ingresos no superan el salario mínimo.

Si se tienen en cuenta los precios virtuales de las principales marcas de zapatillas que hay en el mercado, las versiones más sofisticadas o de alto impacto pueden costar el equivalente a unos US$ 200 al tipo de cambio “solidario”, es decir con el 30% del impuesto PAIS y el 35% de adelanto de impuesto a la Ganancias.

Precisamente este segmento de zapatillas más caras son las que cuestan casi tanto como el alquiler de un departamento. Según datos del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), la mediana de los alquileres de monoambientes en la Capital Federal es actualmente de $ 22.500. Y la de dos ambientes, $ 26.000.

El costo de un par de zapatillas además, puede asimilarse al alquiler de un departamento de dos ambientes, de 50 m2 en la zona Oeste, que tiene un precio promedio de 21.798 pesos mensuales, según un relevamiento de ZonaProp.

Un dato curioso que se da en la Argentina, tiene vinculación con la amplia brecha de ingresos entre quienes están en la punta de la pirámide social y quienes se ubican en la base y tienen menor poder adquisitivo. Eso hace que en algunos casos, las zapatillas se compren en cuotas y en cambio, el precio del alquiler se pague al contado.

Una de las razones por las cuales el precio de las zapatillas resulta sideral frente al ingreso o frente a un alquiler es el hecho de que la mayoría son importadas. Entonces, por un lado está la cuestión del cupo que tienen las marcas, una limitación para ingresar el producto al mercado local. A esto se suma que la demanda suele ser más alta que la posibilidad de importar, con lo cual, los precios tienden a subir.

Según los economistas, la distorsión de precios suele darse en contextos inflacionarios. Y ocurre generalmente cuando el Gobierno tiene pisado algunos precios o el tipo de cambio. Entonces, puede darse que un sector puede verse afectado en su dinámica, ya sea por regulaciones o impuestos.

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



Seguinos en Twitter

Encuestas

En la evaluación de la gestión de Bettina Romero en la Municipalidad de Salta, con cuál de estas opciones se identifica

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Una alumna se olvidó de apagar la cámara y tuvo relaciones sexuales en plena clase virtual
Ver anteriores