Policiales

Crimen en Villa GesellDictan prisión preventiva para los ocho rugbiers y les agregan el agravante de “alevosía”

El juez de Garantías David Mancinelli, titular del Juzgado de Garantías 6 de Dolores con sede en Villa Gesell, resolvió dictar la prisión preventiva para los ocho rugbiers imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa (18), cometido el 18 de enero en esa ciudad balnearia. Además, sumó el agravante de «alevosía» a la acusación que inicialmente era «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas».

Durante la audiencia oral realizada este jueves en su juzgado, el propio Mancinelli les informó a las partes que se iba a tomar 24 horas para comunicar su resolución. Ahora resta esperar la postura de Hugo Tomei, abogado de los rugbiers, que seguramente apelará. Tras ese paso, y si las preventivas quedan firmes, podrían ser pasados de la Alcaidía del penal de Dolores a la prisión común, que están en edificios contiguos.

«Tengo por cierto -dice Mancinelli al argumentar la alevosía-, al menos con el grado de probabilidad que esta etapa del proceso requiere que los aquí imputados, aprovechando la inadvertencia de la víctima, quien se hallaba de espalda a los atacantes conversando con su grupo de amigos, propinaron el primer golpe por detrás, logrando desestabilizarlo, oportunidad en que cayó al suelo en un total estado de indefensión».

«Y actuando sobre seguro -continúa- comenzaron a intervenir los restantes sujetos activos tanto asestando golpes de puño y patadas como así también impidiendo el auxilio por parte de terceros, todo ello con la finalidad de consumar el plan previamente acordado de dar muerte a la persona de Fernando José Báez Sosa». En el mismo argumento, el juez ratifica el agravante que impuso la fiscal desde un primer momento, la premeditación.

Mancinelli además confirmó las calificaciones que pesan contra Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19), acusados de ser «coautores» del crimen; y para Blas Cinalli (18), Luciano (18) y Lucas Pertossi (20), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), y Ayrton Viollaz (20), quienes son considerados como «participes necesarios». 

 

En la audiencia, sólo uno de los imputados, Cinalli, hizo uso de la palabra cuando el juez se los ofreció y esa oportunidad dijo: «Lo que pasó, ninguno de nosotros quiso que pase». Su voz, al no haber declarado aun -como el resto, se negó a hacerlo- no implica ningún aporte a la causa.

La fiscal de Villa Gesell, Verónica Zamboni, acusó a los rugbiers de haber asesinado a golpes y patadas a Báez Sosa la madrugada del 18 de enero último en la puerta del boliche Le Brique, donde previamente habían tenido un altercado que motivó sus expulsiones del local.

Para Zamboni, se trata de un «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas», y aunque en la audiencia de este jueves había adelantado que podría ampliar su requerimiento en los próximos días, el juez se anticipó y agravó con la alevosía la calificación para imputados.

En tanto, la defensa de los rugbiers, a cargo del abogado Hugo Tomei, había pedido que en caso de confirmarse la prisión preventiva para todos o algunos de ellos, puedan cumplirla de manera morigerada, bajo arresto domiciliario, con monitoreo electrónico. Uno de los argumentos de la defensa fue que estarían más seguros en sus casas que en un penal por la «presión mediática» que hay sobre el caso.

Mancinelli no atendió el reclamo, en cambio destacó «la existencia de riesgos procesales vigentes en forma de fuga y entorpecimiento probatorio, como así también que la voluntad de éstos será la de no someterse a la prosecución penal». 

Por su parte, la querella a cargo de los abogados Fernando Burlando​ y Fabián Améndola habían solicitado que a la acusación fiscal por homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o mas personas se sume también el agravante de «homicidio por placer», que el juez no concedió.

«Fue una matanza cobarde y la única pena posible es la cadena perpetua», indicó Burlando una vez conocida la resolución, y anticipó que «vamos a insistir para que los dos liberados vuelvan a la cárcel, son cómplices».

«¿Si me hago responsable de la presión mediática que habló el abogado defensor de los rugbiers? No, para nada. Hay un descriterio irracional. Quienes masacraron a Fernando fueron las personas que él defiende», aseguró.

Los abogados que representan a los padres de Báez Sosa, también manifestaron su disconformidad con la libertad que la fiscal les otorgó el lunes por falta de pruebas a Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (20), y pidieron que vuelvan a prisión. En ese sentido, el juez de Garantías no se expresó. Ambos seguirán el proceso en libertad, sin ningún tipo de restricción.

Al finalizar la audiencia, el defensor de los rugbiers presentó una denuncia penal contra la fiscal Zamboni, sus secretarios y contra la defensora oficial que intervino en las primeras horas de la investigación por supuesta privación ilegítima de la libertad, falsedad de instrumento público e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Tal como había adelantado en la audiencia, Tomei pidió además la nulidad de una testimonial, de una rueda de reconocimiento y las indagatorias, y esta presentación fue remitida por el juez al fiscal General de Dolores, Diego Escoda, para que se investigue si efectivamente se cometió algún delito. Por lo pronto, Mancinelli negó cada una de las nulidades que había solicitado el defensor. 

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android


Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Una postal inusualLa Cataratas del Iguazú, sin turistas y con una sequía histórica
Ver anteriores