Deportes

Kevin Benavides“Dame una estrella que alcanzar, dime cuánto cuesta e iré muy arriba, muy arriba…”

Foto: REUTERS/Hamad I Mohammed

El estribillo de Wings, de Macklemore y Ryan Lewis, suena en los AirPods de Kevin Benavides y lo acompaña en su camino hacia la rampa de llegada del Dakar 2021 en Jeddah. El salteño ganó el Dakar y alcanzó la estrella que tanto buscaba.

El argentino logró un histórico triunfo en la categoría motos en carrera más dura del mundo.

“Dame una estrella que alcanzar, dime cuánto cuesta e iré muy arriba, muy arriba…”.. Desde que comenzó el rally -y antes también- el argentino ha escuchado una y mil veces la canción. Y no es para menos, lo motiva, lo inspira… Aunque sabe que esta vez la melodía que suena en su cabeza tiene un sabor especial porque al fin logró alcanzar aquella estrella que estaba bien arriba.

En la madrugada de la Argentina, Benavides inscribió su nombre entre los ganadores de la carrera más dura en el mundo y se convirtió en el primer compatriota en alcanzar semejante hito en la categoría motos.

Desde su debut en 2016, cuando terminó cuarto, el salteño había dado muestras de que había llegado al Dakar para lograr grandes cosas. Y lo ratificó en 2018 cuando en su segunda participación (en 2017 faltó por una lesión de última hora) terminó segundo.

Pero el Dakar también le mostró su cara más difícil. En 2019 estaba para ganar, pero una penalización de tres horas por llevar notas adicionales lo sacó de la pelea y el quinto puesto final quedó como una anécdota (luego de la carrera se le sacó la sanción tras la apelación del equipo). Y en 2020 una falla mecánica lo privó de pelear bien arriba en una edición que incluyó la muerte de su querido amigo Paulo Goncalves…

Aquel brillo en los ojos de Benavides después de terminar la etapa 11, en la que logró mantener la punta, fue una señal de que esta vez nada lo detendría para alzarse con el mítico touareg.

Los 4m12s de ventaja sobre el inglés Sam Sunderland con los que arrancó la instancia decisiva fueron aumentando kilómetro a kilómetro hasta que el piloto de KTM dejó de ser un rival. Así Kevin fue en busca de la meta sin perderle la huella al estadounidense Ricky Brabec, su compañero de equipo. El argentino terminó… la selectiva y con ese resultado ganó la carrera.

Benavides coronó así una actuación brillante que será recordada por haber sido muy imprevisible con seis líderes diferentes y un dominio abrumador de Honda que ganó nueve de las doce selectivas,  publicó automundo.com.ar.

El argentino venció en dos parciales, el segundo de ellos fue un tributo a Goncalves ya que lo logró el mismo día del primer aniversario del fallecimiento del portugués, también se repuso de manera estoica de un error de navegación en la séptima etapa y del dolor de no tener la compañía de su hermano Luciano, que abandonó por una caída en la novena etapa.

“Hacer una muy buena carrera y trabajar todo los días al 100% para lograr el sueño de ganar el Dakar”, se había prometido Kevin Benavides antes de la carrera. Cumplió en todo y hoy lo festeja.

“Dame una estrella que alcanzar, dime cuánto cuesta e iré muy arriba, muy arriba…”.

 

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Obra de arte Impresionante: esta es la cara real de San Martín
Ver anteriores