Policiales

Crimen de Jimena Salas: habló Sergio Vargas y negó conocer a la víctima y a Cajal Gauffin

Foto: El Tr5ibuno

Está acusado de oficiar de “campana” o “datero” y relató todas las actividades que, según él, realizó ese día y porque estuvo en Vaqueros.

Este jueves se puso en marcha una de las últimas audiencias en el juicio que se lleva a cabo en la Sala VII por el asesinato de Jimena Salas, una vecina de Vaqueros que fue ultimada con más de 50 puñaladas en el interior de su casa el 27 de enero de 2017.

Al reanudarse esta mañana la audiencia de debate, habló el primer testigo. Se trata de un albañil que conoce a Sergio Vargas, uno de los imputados. En su empresa constructora trabaja uno de sus hermanos. Contó que también Sergio Vargas trabajaba para él de manera eventual. También su hermana indicó que su principal actividad de Vargas es la albañilería y que de forma secundaria, se dedicaba a la venta de artículos de temporada.

Tras finalizar las testimoniales, declaró Sergio Vargas, quien contó que el día del asesinato de Jimena Salas salió hacia zona norte con intenciones de visitar a su madre, para luego vender algo en Vaqueros. Por la mañana, dijo, tomó el colectivo en Bº San Ignacio, porque a esa hora van llenos. Fue a casa de su madre, pero ella no estaba. Desayunó y se fue a Vaqueros. Se bajó en la Municipalidad, alrededor de las 10. Luego se dedicó a vender. Le quedaban algunas alpargatas y las ofertaba a vecinos. Recordó, que ese día estaba muy enfocado en vender.

También dijo que se paró en la esquina de la casa de Salas para ver por donde comenzar a ofrecer los productos. Quería desocuparse rápido para ir luego, alrededor de las 14, al Bº Las Vertientes. Dijo que tocó las manos en la casa de Jimena y que no salió nadie lo atendió, por lo que siguió caminando.

Posteriormente aseguró que a eso de las 15 llegó a una obra de Vaqueros, donde se encontraba un conocido. Lo saludó y conversó con él. Compartieron un vino y le preguntó por un trabajo. Cuando se iba, le ofreció acercarlo en su moto. Esto pasó alrededor de las 16, detalló.

Tras cruzar el puente de Vaqueros, Vargas relató que tomó el colectivo rumbo a la ciudad. Ese día, afirmó, le había dejado el celular a su mujer. Al respecto, dijo que siempre tuvo el mismo celular, aunque reconoció haber adquirido celulares robados y que revisó la página del diario sobre el hecho (asesinato de Jimena), para informarse.

Vargas negó conocer a Jimena Salas y a Cajal Gauffin, y de haber oficiado de “datero”.

 

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



ENCUESTAS

En la evaluación de la gestión de Bettina Romero en la Municipalidad de Salta, con cuál de estas opciones se identifica

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Seguinos en Twitter

Fotonoticias

Novedosos aspectosEn el Bicentenario de la Independencia de Perú apareció un nuevo retrato de San Martín
Ver anteriores