Deportes

Por la fecha 15Con polémica, Banfield le sacó un empate a Gimnasia y amargó a Maradona

Banfield y Gimnasia repartieron puntos en un partido de bajo vuelo futbolístico.

El equipo platense se adelantó temprano en el partido gracias al gol de Eric Ramírez, pero el local igualó por un penal -convertido por Jesús Dátolo- que no existió.

De arranque nomás quedó claro que Banfield tenía una carta que le había dado réditos y que iba a usar. Como ante Vélez fue Reinaldo Lenis la llave para abrir la defensa rival. Y enseguida también el colombiano dejó pagando a Guiffrey y le sirvió el gol a Junior Arias que anticipó bien en el primer palo pero el asistente le cortó el festejo por un offside milimétrico.

Y Gimnasia ni siquiera había mostrado sus cartas cuando se puso en ventaja. Fue un centro al área que no pudo empalmar Contín, que no pudieron despejar los centrales de Banfield y que transformó en un golazo el pibe Erik Ramírez.

Desde ahí hasta el horror del juez Espinoza que derivó en la expulsión por doble amarilla del debutante Insfrán y el penal inventado que Dátolo aprovechó para empatar el juego, el Lobo de Maradona había intentado replegarse, copar el mediocampo y moverse al ritmo de Matías García, el 10 movedizo del Diez.

El error del juez alteró el partido. Y lo alteró porque el propio Espinoza, que señalaba su auricular dando a entender que le habían advertido de la supuesta infracción de Insfrán a Lenis, empezó a «muñequear» las acciones.

Y se desvirtuó para un segundo tiempo en el que Gimnasia, por falencias propias y por la inferioridad numérica, optó por esperar y jugarse alguna ficha de pelota parada. Lo tuvo García en un tiro libre que pedía gol y encontró la estirada justa de Arboleda.

El asunto es que al Banfield de Julio Falcioni lo peor que le puede pasar es ponerse el traje de protagonista. Luce incómodo, prefiere construir el triunfo desde otro lado, como ante Lanús y Vélez, de atrás para adelante.

Entonces lo que debía ser un beneficio terminó siendo una carga. El reloj fue impacientando cada vez más al local y conformando cada vez a la visita.

El punto vale poco y nada para ambos. Porque el Lobo no pudo recortar contra un rival directo y ya ni siquiera logra afuera lo que no puede en el Bosque. Y para el Taladro, que durante una hora jugó 11 contra 10, era la chance ideal de empezar a escaparse de la zona roja e hilvanar tres triunfos seguidos.

Se va sonriendo Maradona. Porque lo suyo es un partido dentro del propio partido. Aunque al lado suyo los jugadores a los que va abrazando uno a uno se lleven gusto a poco.

Gimnasia eligió que Maradona lo conduzca aunque el destino pueda significar el descenso. Y en estos días empezará a delinearse el futuro del 10, con las fallidas elecciones del Lobo en la mirá.

Hasta ahora, la emoción contrasta con los puntos. Los homenajes en cada estadio eclipsan el bajo nivel del equipo. Y lo que para el fútbol argentino resulta un disfrute saludable, para Gimnasia es una fiesta extraña, un placer a veces agridulce.

 

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

EuropaCasas por 1 euro en Italia: en qué pueblos se encuentran y requisitos para comprarlas
Ver anteriores