Nacionales

Corrupción KClaudio Uberti declaró ante la Justicia que Cristina Kirchner vio los bolsos con dólares de las coimas

El ex funcionario declaró el lunes y el martes como arrepentido y aseguró que la ex presidenta conocía el sistema de recaudación.

El ex titular del Organismo de Control de las Concesiones Viales (OCCOVI) durante un tiempo sustancial de la era K, Claudio Uberti, le confirmó a la Justicia que efectivamente fue el funcionario que controlaba, en forma literal y metafórica, los “peajes”. No solo de las rutas argentinas, según informó Clarín.

El lunes, a las 17:53, el ex OCCOVI entró a la fiscalía de Carlos Stornelli, el hombre que logró el arrepentimiento récord de empresarios en la “causa cuadernos”. Desde ese día, es también el fiscal que consiguió además que un hombre crucial en el esquema de recaudación del Gobierno de la ex presidenta admita en una declaración como “imputado colaborador” que también se encargaba de cobrar otros “peajes”, como se le suele decir en la jerga delincuencial a las coimas.

Uberti es el primer “arrepentido” que perteneció al funcionario K que en el caso Centeno confesó, en sede judicial, que él mismo fue testigo de cómo Cristina Kirchner no sólo conocía el pago de sobornos que hacían empresarios o empresas a su Gobierno. También relató que la ex presidenta, enfrente suyo, vio los bolsos y valijas de esa distribución ilegal de decenas o cientos de miles de dólares.

Uberti rompió así el código de silencio que existía hasta ahora entre los ex miembros. Confesar un delito bajo la nueva figura de “imputado colaborador” o “arrepentido” es un “privilegio”, a medias. Beneficia sólo a quienes acepten contar su versión de los hechos con datos verosímiles, verídicos o sustanciales que ayuden a desentrañar la red de distribución de plata negra que llegaba a la Quinta de Olivos, la casa de los Kirchner o la Casa Rosada.

Según confirmaron a Clarín fuentes que están al tanto de los dichos de Uberti ante la Justicia,  el ex titular del OCCOVI declaró que Cristina vio con sus propios ojos ese dinero en efectivo que los investigadores calculan que llegó a ser parte de su fortuna mediante el armado de una asociación ilícita que comandaba ella misma tras la muerte de su esposo.

 

Después de confesar el lunes ante Stornelli, Uberti volvió a los tribunales a ampliar sus declaraciones y quedó en libertad.

El ex funcionario no solo complicó la situación procesal de quien fue su jefe en los papeles, el ex titular del Ministerio de Planificación Federal, Julio De Vido.

También habló en forma directa y con alto impacto de cómo Cristina era según sus palabras -que deberán verificarse judicialmente- la jefa del plan de “juntada” de dólares que se usaron con fines aun desconocidos.

Uberti había llegado a la fiscalía de Stornelli el lunes al atardecer con un buzo con capucha.

Estaba decidido a hablar.

El destrato que sufrió de parte de la familia ex presidencial tras la muerte de su jefe Néstor lo agobiaba en medio del asedio judicial.

Tenía pedido de captura dictado por Bonadio y Stornelli y su casa en un country del norte del conurbano bonaerense había sido allanada.

“Me transformé en un paria para ellos (por los jefes del kirchnerismo)”, repitió varias veces Uberti frente a diferentes testigos que reconstruyeron la escena a Clarín.

Stornelli lo escuchó, igual que había hecho con una decena de empresarios de la obra pública y la energía a los que también logró convencerlos de los beneficios de involucrarse en los delitos que puedan demostrar para conseguir así una rebaja en su condena, si es que este caso llega sin trabas a la instancia del juicio oral.

Con el relato de Uberti, que fue homologado por el juez Claudio Bonadio, se rompe el relato K que se dejaba trascender. Ese “cuento”, que los funcionarios de la anterior Gobierno solían relatarle a periodistas o empresarios, decía así: Néstor Kirchner era el jefe de la recaudación ilegal de bolsos con dólares, mientras que Cristina no estaba al tanto de ese sistema de delitos.

Uberti dijo lo contrario.

Y deberá probarlo para no ir a la cárcel.

Ella sabía. Veía el dinero en efectivo, según la admisión del ex OCCOVI.

Al contrario de Néstor, eso sí, Cristina no solía ponerse de mal humor si la plata que le llevaban sus subalternos era en pesos, y no en billetes extranjeros que corrían el riesgo de devaluar su cotización, siempre según lo que contó el ex funcionario ante fuentes del caso y abogados.

Uberti no la vio cambiar de carácter por esa variable financiera.

 

Sí le habría pasado, en cambio -siempre según el relato de Uberti- ver y escuchar a Néstor Kirchner con bronca, pateando una de aquellas recaudaciones porque sus “valijeros” habían juntado una montaña de plata pero en moneda nacional.

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Kevin Carter: el fotógrafo que mostró los horrores del mundo y no pudo vivir con ellos
Ver anteriores