El Sibarita

Gastronomía Celebrá la Independencia con sabores rescatados de la historia

Además de nuestros platos tradicionales aún vigentes, en el siglo XIX preparaban otros que hemos dejado de cocinar. Te proponemos un viaje a los sabores de entonces, de la mano de Juana Manuela Gorriti, hija de un congresal de 1816.

Además de nuestros platos tradicionales aún vigentes, en el siglo XIX preparaban otros que hemos dejado de cocinar. Te proponemos un viaje a los sabores de entonces, de la mano de Juana Manuela Gorriti, hija de un congresal de 1816, según informó La Gaceta de Salta

¿Qué te parece la idea de celebrar la independencia preparando algo que era un plato “de rigor” en las mesas del siglo XIX, que viene genial para combatir el frío, que en muchos casos puede ser toda una comida y que hoy tiende a desaparecer? Te contamos un poco la historia.

La Declaración de la Independencia, lograda el 9 de julio de 1816, fue el resultado de un largo proceso previo que, además, no terminó allí (si lo pensamos bien, de alguna manera seguimos llevándolo adelante). Ese proceso incluyó el congreso, que sólo en Tucumán sesionó 250 días hábiles: entre el 24 de marzo del 16 y el 4 de febrero del 17, cuando se trasladó a Buenos Aires.

No había hoteles en esos tiempos y los alojamientos para viajeros no daban abasto (sólo el día de la jura había en Tucumán 26 disputados de fuera de Tucumán).

Se sabe que fray Justo Santa María de Oro se alojó en el convento de Lules, y fray Cayetano Rodríguez, en casa del obispo; el resto, en casas de familia y, eventualmente, en la Casa Histórica, que contaba con algunos aposentos. Y todos los ilustres huéspedes necesitaban “pensión completa”, así que había que darles de comer.

Se sabe que en esos tiempos nuestros platos “típicos” (el locro, la humita, las carnes asadas) formaban parte del menú, pero había otras tradiciones que hoy han quedado en el olvido.

“La gastronomía del siglo XIX y comienzos del XX contemplaba un servicio de varios platos simultáneos”, describe la historiadora Elena Perilli de Colombres Garmendiaen el libro “Alimentos y comidas en el NOA, un enfoque antropológico”, compilado por Luis Olaya, miembro de la filial Tucumán de la Sociedad Argentina de Nutrición. Y agrega más adelante: “las sopas o potajes integraban el servicio en una gran variedad”.

Recetas de antaño

¿Cómo eran esas sopas y potajes? Podemos hacernos una idea gracias a un maravilloso libro de la salteña Juana Manuela Gorriti, hija del general José Ignacio Gorriti, que había sido diputado por Salta al Congreso del 1816. Juana Manuela fue una brillante escritora que vivió su vida en tres patrias diferentes (Argentina, Bolivia y Perú) y a la que le fascinaba la cocina. Y en 1880 se dio el gusto de publicar “Recetas del 1800: la cocina ecléctica”, un arduo trabajo de recopilación de recetas de amigas y conocidas, en su mayoría de América latina, a quienes había solicitado los secretos de sus platos favoritos. “Mis amigas … tan buenas y misericordiosas, como bellas, hanme dado para ello preciosos materiales, enriqueciéndolos más, todavía, con la gracia encantadora de su palabra”, escribe Juana Manuela en el prólogo. Y arranca el libro como los hacían los banquetes, por las sopas.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores