Sociedad

Hábito en retrocesoCayó 30% en 10 años el consumo de cigarrillos y crecen las consultas para dejar de fumar

En 2018 se compraron 39 atados por persona, el promedio más bajo desde 1944. Y en algunos hospitales a nivel nacional ya reciben dos pedidos de ayuda por hora. Pero alertan que avanza el electrónico.

Argentina, 1981. Plena dictadura militar, Queen visitaba el país y hacía delirar a los fanáticos en el estadio de Vélez, todavía se celebraba el campeonato mundial de fútbol y también se llegaba a un récord: se fumaban 77,6 paquetes de cigarrillos por persona. Pasaron muchos años, nuevas leyes restrictivas, aumentos de impuestos, crisis económicas y cambios culturales que implicaron que durante el año pasado cada argentino haya consumido 39,1 paquetes: el número más bajo de los últimos 75 años.

El dato surge de estadísticas del Ministerio de Agroindustria, que calcula la cantidad de paquetes de cigarrillos vendidos en un año todo el país, lo divide por la población total calculada por el INDEC, y de ahí saca el consumo aparente por habitante.

Ese promedio (39,1) cayó un 4,2% en el último año, un 17% desde 2015 (cuando eran 47,1 paquetes) y 30% en la última década, ya que en 2008 aún se compraban 55,9 paquetes anuales por persona, 17 más que ahora.

Frente al récord de 1981 (78 paquetes anuales per cápita), se está ya un 50% por debajo. No hay antecedentes de un consumo per cápita tan reducido como el actual desde 1944, la época de la Segunda Guerra Mundial y del inicio del peronismo.

¿Crisis económica? ¿Mayor conciencia social? ¿Cambio cultural? Los motivos para intentar explicar esta caída en el consumo son varios. La principal es el aumento de los precios, que forzó a muchos a reducir las cantidades o directamente a intentar dejar el hábito. Hoy un atado de 20 unidades, de primera marca, ya vale unos $ 88.

Los expertos hablan además del efecto de varias medidas adoptadas en los últimos años: “Las reformas fiscales que elevaron los impuestos y que elevaron los precios, la prohibición de casi toda publicidad, la restricción de fumar en múltiples ámbitos y las fuertes advertencias gráficas en los paquetes son las claves para entender la disminución”, considera Verónica Schoj, directora de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles de la Secretaría de Salud de la Nación.

Según la médica, el informe tiene datos «crudos y preliminares», que sostendrían la hipótesis de que el consumo estaría disminuyendo. De todos modos, remarca que eso se podrá confirmar recién en dos semanas, con los resultados de la cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo: “Estos números nos alegran, pero aún debemos esperar. Hay que saber que en Argentina se mueren 40 mil personas por año por el consumo de cigarrillos y que genera el 10% del gasto total de la salud pública”.

Desde el Programa de Prevención y Control del Tabaquismo en la Ciudad de Buenos Aires, su director, Sergio López Costa, aseguró que en Buenos Aires se fuma cada vez menos y para confirmarlo utiliza las cifras que surgen de la cantidad de personas que consultan en los centros de informes para dejar el hábito. En total, los pedidos de ayuda para romper ese lazo con el cigarrillo aumentó un 38% en dos años: “En 2016 hubo 13.604 consultas, en 2017 se realizaron 16.352, mientras que en 2018 fueron 18.840”, dice el médico especialista. Eso equivale a dos pedidos de ayuda por hora.

López Costa agrega que en los últimos años debieron crear más centros de consultas porque la demanda era cada vez mayor. “Tenemos 32 centros distribuidos en toda la Ciudad donde la gente puede sacar turno y atenderse de manera gratuita con especialistas. Algunos de manera individual y otros de manera grupal”, suma.

Fuentes del sector tabacalero, que pidieron no ser identificadas, lo que interpretan es que los datos de Agroindustria no implican necesariamente que las ventas hayan caído, sino que se habría disparado el consumo de productos ilegales, que no queda registrado.

En ese mercado afirman que un «creciente» contrabando desde Paraguay, los paquetes con estampillas falsificadas y la adulteración de marcas son en realidad las claves para entender esos números. En la secretaría de Salud, de todos modos, opinan que todo eso no alcanzaría para explicar todo lo que se redujo la venta en los últimos años.

Otra advertencia que preocupa y que muestra un ascenso cada vez más marcado es el cigarrillo electrónico, prohibido por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica(ANMAT) desde 2011.

Lo que alarma a los especialistas en este sentido es que los pacientes que llegan a los consultorios dicen haber dejado el cigarrillo clásico por el electrónico, como si ese cambio fuera un beneficio para su salud: “Notamos una ignorancia grande, no son conscientes de que también es adictivo y tiene graves consecuencias”, admite López Costa.

Su colega Schoj completa: “Nos preocupa lo que vemos en la calle. El cigarrillo electrónico parece que se convirtió en algo ‘cool’ pero causa el mismo daño que la nicotina clásica. Afecta en la iniciación de los más chicos y culturalmente parece que está bien visto”.

«Nunca se deja de luchar contra las ganas», dicen los que superaron la adicción

Se llaman “Los luchadores”. Así es el nombre que tienen en el grupo de WhatsApp. Se conocieron a principios del 2016 y ninguno tenía relación con el otro. No compartían actividades y nunca se habían visto en sus vidas. Sin embargo, a todos los unía la misma necesidad: querían dejar de fumar.

Se vieron en una misma sala en el Centro de Salud de Atención Primaria del barrio de Saavedra, uno de los 32 lugares en los que atiende el Programa de Cesación Tabáquica de la Ciudad de Buenos Aires. Algunos fumaban un atado por día; otros, como Iván Gracia, entre ocho y diez cigarrillos, pero que no podía abandonar.

“Había intentado dejarlo por mi cuenta, pero no duraba más que algunos días, entonces busqué y encontré que había grupos de autoayuda, como los de Alcohólicos Anónimos, y fui. Hacía un año había tenido un fuerte dolor en el pecho y me asusté, además había nacido mi hijo y no podía continuar de esa manera”, cuenta Iván que es, casi como una ironía del destino, operador socioterapéutico en adicciones.

“Iba todos los martes y nos hacían anotar los puchos que fumábamos por día. Te enseñan a ser fuerte y te explican que la verdadera lucha es contra uno mismo. Hoy llevo un año y medio sin dar una pitada, sin llenar mis pulmones con humo negro, y estoy mejor que nunca”, cuenta. Y dice que todos sus compañeros de grupo, con quienes todavía sigue hablando por WhatsApp, también lograron dejarlo: “Nos llamamos ‘luchadores’ porque nunca se deja de pelear contra las ganas, eso siempre está, pero estamos predispuestos a no volver a tocarlo”.

En esa búsqueda está también Pabla Gauna, 54 años, que este viernes tuvo su primera entrevista con una especialista en el Hospital Ramos Mejía. Fuma desde los 18 años de manera consecutiva, aunque en realidad el cigarrillo lo conoció cuando tenía 15: “En todo este tiempo traté de abandonarlo, pero no pude. Mis hijas son las que más me insisten en que lo deje y creo que llegó el momento”.

En su primera reunión con la doctora que la atendió le dejó una tarea para el hogar: cortar los cigarrillos por la mitad. “Me dijo que es una técnica para autoengañarme y ya lo estoy haciendo. Quiero poder volver a bailar rock and roll como lo hacía antes, ahora me canso rápido. También, claro, por mi salud: los últimos estudios que me hice no fueron muy buenos”.

Para algunos es una cuestión económica (“cuánto me ahorraría si dejara de fumar”, piensan), para otros la muerte de un familiar o un amigo. Para muchos cuando el médico le dice “tenés que dejar de fumar o te morís”. Para Inés fue la promesa que le hizo a su papá cuando estaba internado por un cáncer pulmonar a causa del tabaco: “Antes de fallecer me pidió que dejara el cigarrillo para siempre, y le cumplí”.

La mujer de 42 años empezó a fumar cuando tenía 20, a causa de que su novio lo hacía: “En mi familia también era habitual el cigarrillo. Un día probé y no lo dejé nunca más, hasta que mi papá, ya internado, me miró a los ojos y me pidió que lo deje. Hoy ya pasaron tres años de ese momento y, por suerte, le dije ‘chau’ a ese veneno mortal”.

Beneficios inmediatos

Está comprobado que el cigarrillo está directamente relacionado con la aparición de muchas enfermedades, como distintos tipos de cáncer: de pulmón, laringe, faringe, riñón, hígado, vejiga; enfermedades cardiovasculares como infartos, ACV, aneurismas; otras del tipo respiratorio como bronquitis crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC); e infecciones respiratorias reiteradas. A eso se le suma que en las mujeres el tabaquismo tiene graves consecuencias en el sistema reproductor.

Los beneficios al abandonar el tabaco, según los expertos, se sienten de inmediato: a los 20 minutos la presión arterial y la frecuencia cardíaca regresan a sus niveles normales. A las 8 horas, la respiración es más profunda y hay una mejor oxigenación pulmonar. A partir de las 48 horas, se normalizan los sentidos del gusto y el olfato, mientras que a las 72 horas, se normaliza la función respiratoria. Además los hombres y mujeres que dejan de fumar entre los 35 y los 39 años de edad ganan entre 3,2 y 5,1 años de expectativa de vida.

Dónde consultar

A nivel nacional, el Programa Nacional de Control del Tabaco de la Secretaría de Salud ofrece en su sitio web una guía de los centros a los que se puede recurrir en las distintas provincias, y ofrece la línea gratuita 0800-999-3040 para mayor información.

 

 

Etiquetas

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Impactantes imágenesUn buceador tomó unas impactantes y detalladas imágenes de una anaconda gigante en un río de Brasil
Ver anteriores