Espectáculos

Cruce entre francesas y americanasCatherine Deneuve y otras cien mujeres, contra el “puritanismo” sexual del movimiento feminista MeToo

Lo acusan de promover un clima “totalitario” y socavar la libertad sexual.

Mientras en Estados Unidos crece el protagonismo de los movimientos feministas, en Francia ocurre todo lo contrario. La actriz Catherine Deneuve y otras cien artistas e intelectuales firmaron una carta pública editada hoy por el diario galo Le Monde, en el que acusan al movimiento MeToo -surgido a partir de las denuncias de acoso sexual del productor de Hollywood Harvey Weinstein- de promover el puritanismo, crear un clima “totalitario” y socavar la libertad sexual.

El colectivo de mujeres, encabezadas por Deneuve, sostiene que MeToo ya generó que “muchos hombres hayan sido sancionados en su trabajo por el único error de tocar una rodilla, intentar robar un beso o hablar sobre cuestiones íntimas durante un almuerzo profesional”, según informó el medio especializado Variety.

Las firmantes aseguran que las denuncias registradas en las redes sociales se asimilan a “una campaña de delaciones y acusaciones públicas hacia individuos a los que no se deja la posibilidad de responder o de defenderse”.

 

“La violación es un crimen pero flirtear insistente y torpemente no es un crimen y la caballerosidad no es una agresión machista”, señala la carta que se opone al movimiento surgido en Hollywood a partir de las denuncias de acoso en contra del productor Weinstein y que tuvo otros personajes sindicados de abuso como Kevin Spacey, Louis CK y Dustin Hoffman.

Si bien reconocen que el caso Weinstein dio lugar a una “toma de conciencia” sobre la violencia sexual contra las mujeres en el contexto profesional, lamentan que ahora se favorezca otro tipo de intereses.

“Esta fiebre de enviar a los ‘cerdos’ al matadero, lejos de ayudar a las mujeres a ser autónomas, sirve en realidad a los intereses de los enemigos de la libertad sexual, a los extremistas religiosos, a los peores reaccionarios y a quienes estiman (…) que las mujeres son seres aparte, niños con una cara adulta, que reclaman ser protegidas”. 

 

La misiva también destaca que el MeToo promueve el “puritanismo” y es un ataque a la libertad sexual.

“El filósofo Ruwen Ogien defendió la libertad de ofender como algo indispensable para la creación artística. De la misma manera, nosotras defendemos una libertad de importunar, indispensable para la libertad sexual”, argumentan las cien firmantes. “Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, toma el rostro del odio a los hombres y a la sexualidad”.

Deneuve fue la única actriz francesa destacada en firmar la carta, a la que también se adhirieron la psicóloga Sarah Chiche, la cineasta Brigitte Sy, la cantante Ingrid Caven, la crítica de arte Catherine Millet y la escritora Catherine Robbe-Grillet, entre otras.

 

En marzo pasado, Deneuve (74 años) había levantado polémica al defender en televisión a Roman Polanski, acusado de haber violado a una menor hace más de 40 años en Estados Unidos, al asegurar que el cineasta seguramente no sabía que la joven tenía 13 años. “Siempre le han gustado las chicas jóvenes. Siempre pensé que la palabra violación era excesiva”, había dicho Deneuve en referencia a Polanski.

La carta también toma mayor repercusión luego del discurso de Oprah Winfrey en los Globos de Oro, donde dio un mensaje directo contra “los hombres poderosos y brutales” que han dominado la escena durante mucho tiempo. “Su momento ha llegado. Se acabó el tiempo”, sostuvo la actriz y conductora, ante la ovación de los presentes.

 

“Tenemos por delante un nuevo día y cuando finalmente amanezca ese nuevo día será gracias a muchas mujeres, muchas de las cuales están en esta sala, y muchos magníficos hombres que van a luchar unidos para garantizar que se llegue el momento en el que nadie tenga que decir nunca más, ‘yo también'”, finalizó Winfrey.

En Hollywood, el movimiento Time’s Up, apoyado por más de 300 actrices, logró teñir de negro la ceremonia de los tradicionales premios en repudio a las agresiones sexuales.