Policiales

Homicidio Caso Giné: La data de muerte coincide con la presencia de los tres imputados

Dado el número y la contundencia de las pruebas la causa estaría próxima a resolverse. La fiscal agravó la imputación de Agustín Morales, Federico Detzel y Tania Aguirre.

Según la data de muerte que peritos oficiales y de parte certificaron en sus investigaciones y análisis, María Leonor Giné fue asesinada entre las cero horas y las 4 o 6 del sábado 28 de marzo. El violento crimen se produjo en su departamento ubicado en la avenida Belgrano al 900 de esta ciudad.

En ese sentido, «la situación de los imputados Agustín Morales (nieto de la Giné), Federico Leonardo Detzel (amigo de Morales) y Tania Aguirre (una trabajadora trans) es complicada», señaló la fiscal Ana Inés Salinas Odorisio, en diálogo con El Tribuno.

En la publicación del 28 de abril, este medio había adelantado la data de muerte de Giné. Una de las hijas de la mujer, Fernanda Pérez, señaló que los tres «estuvieron hasta la madrugada, cerca de las 4.30» en el domicilio. «Según el certificado de defunción, mi madre murió a las 3 de la mañana aproximadamente», expresó.

En la ampliación de imputación, Detzel y Aguirre, acusados de ser «coautores del delito de homicidio agravado por ensañamiento y alevosía y violar la cuarentena en concurso real, sumándose el agravante de homicidio criminis causae», decidieron declarar y volver a negar su participación en el crimen. Luego fue el turno de Morales, quien hasta el momento se abstuvo.

En el decreto de ampliación, la fiscal considera que los imputados, aprovechando el estado de indefensión de la víctima por su avanzada edad, la habrían atacado físicamente con arma blanca, provocándole múltiples heridas punzocortantes con el propósito de causarle un intenso dolor innecesario hasta la muerte.

¿Qué información tienen acerca de la muerte de Giné?, le consultó este medio a la fiscal. «Nosotros tenemos dos informes de data de muerte, el primero realizado por la médica del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), la doctora Landrópulos, ella determina una data de muerte de la señora Giné entre las cero horas del día 28 y las 6. A eso se sumó un informe del perito de parte de la defensa de Detzel, el doctor Dib, que corrobora la misma data de muerte quizás reduciéndola un poco más entre las cero y las 4 de la mañana», respondió. Esa información que hace sospechar que los tres imputados estuvieron en el momento del crimen. Sobre esto, Salinas Odorisio expuso: «Más que sospechar le diría que nos determina que en el horario de producida la muerte de esta persona estuvieron los tres imputados. Por supuesto que hay ingresos y egresos, no todos estuvieron el mismo tiempo, y dentro de ese rango horario hay que determinar si es posible la versión de algunos de los imputados de no haber tenido conocimiento de lo ocurrido adentro del departamento».

¿Esa noche había alguien más aparte de la víctima y los tres acusados?, le consultó este medio. «No ingreso nadie más, estaban ellos tres y la víctima. El edificio tiene varias cámaras en todos los puntos de accesos: entrada principal, cochera, ingreso a las escaleras, ascensores y tenemos ingresos de estas tres personas primero de uno de ellos, después de otro y luego de los tres. Salen y entran durante la noche al edificio. Reforzado con declaraciones de testigos que viven en el lugar. Pero la prueba de las cámaras son contundentes, funcionan correctamente, se activan ante el movimiento y no hubo otro que el que tenemos constatado», afirmó.

En ese sentido, la fiscal Salinas Odorisio fue categórica: «Están los tres imputados porque entendemos que todos estuvieron en el momento y en el lugar en que ocurrió la muerte de la víctima, circunstancias basadas en filmaciones del propio edificio donde se registra el ingreso y egreso de las tres personas. Ahora qué hizo cada uno y si realmente los tres tuvieron participación en el hecho va a resultar de todas las pruebas que estamos produciendo con tareas de campo, telefónicas y científicas».

Agustín Morales (21) está sindicado como el autor material del crimen por el vínculo con la víctima, por ser pariente.

La etapa instructiva de la causa se encuentra en plena investigación. «Faltan muchos resultados de pruebas científicas que tenemos que esperar porque en el lugar se recolectaron más de 50 evidencias entre huellas dactilares, cabellos, sangre y todo tipo de elementos que se manipularon esa noche en el departamento, como vasos, botellas, ceniceros, prendas de vestir de la víctima y los imputados. Evidencias que tienen que pasar por los gabinetes de Criminalística, Genética, más atender las medidas que solicitan las defensas que, por supuesto, en nuestro deber de objetividad hay que atender las solicitudes. La idea es realmente determinar quiénes estuvieron presentes, si cometieron el hecho y el grado de participación que tienen», manifestó la fiscal.

Entre las hijas de María Leonor Giné, se encuentra la menor de las hermanas, María José, madre del principal sospechoso del crimen, Agustín Morales.

Las hermanas sostienen que el joven estaba circunstancialmente viviendo con su abuela, y «no que estaba viviendo de manera permanente» con Giné, como manifestó el defensor técnico del imputado.

«De todas maneras que haya estado de manera provisoria o no, no hace al hecho en sí, es decir, la forma en que se produjo. Pueden ser datos que puedan tener que ver con cuestiones colaterales pero no en la profundización de la cuestión», manifestó la fiscal

Esa noche, el nieto de María Giné ingresó antes de las 24 (cerca de las 23.30 del lunes 27) y luego salió y volvió a entrar varias veces con los otros dos imputados, primero con Federico Detzel, y luego junto a Tania Aguirre, una trabajadora trans que buscaron en la vía pública.

«Morales residía en el lugar, ya sea de manera provisoria o no, Detzel, en su carácter de amigo y por ser conocido, ingresó en dos oportunidades y en una se queda bastante tiempo. Luego ingresa una tercera persona contratada circunstancialmente en la calle por servicios específicos y permanece unos 40 minutos aproximados. Ingresa dentro del rango de data de muerte. La situación de los tres es complicada», sostuvo Odorisio.

Mataron para robar

El último agravante impuesto a los acusados -“criminis causa”- tiene que ver con la necesidad de cometer un delito para facilitar otro, en ese caso el robo. Las hijas de María Giné señalaron que su madre venía ahorrando dinero en moneda extranjera (dólares y euros) y en pesos argentinos, lo cual hace suponer que el botín pretendido por él o los delincuentes era importante.

“El monto exacto de dinero no lo tenemos, solo por referencias de las hijas de la víctima que hablan de moneda extranjera y dinero en curso legal, más o menos puede rondar entre los 40 o 50 mil pesos, pero es impreciso porque saben de la existencia del dinero pero no fehacientemente de la cantidad”, dijo la fiscal. 

En el departamento de Giné hay un faltante de dinero y faltaba el celular. “Lo recuperamos, había sido vendido y tuvimos que hacer el seguimiento del mismo”, informaron.

El arma homicida quedó al lado del cuerpo de la mujer con ADN de ella y de su nieto.

En la madrugada del martes 28 de marzo la señora María Leonor Giné fue atacada en el interior de su piso en el departamento ubicado en la avenida Belgrano al 900. Las huellas perpetradas en su piel dieron cuenta de que se defendió hasta donde pudo. Recibió cerca de “17 puñaladas, una de ellas impactó en la zona del cuello provocando una hemorragia mortal. Todas fueron vitales, esto significa que se produjeron en vida, no existe la posibilidad de que la víctima haya fallecido por alguna otra causa y luego haya sido apuñalada”, aclaró la fiscal.

Respecto del arma blanca con la que ultimaron a Giné, la investigadora manifestó: “Estaba en la escena del crimen y fue secuestrada. Tenía ADN de la víctima y del asesino”, este último ADN corresponde al nieto de la mujer, Agustín Morales.

¿Inimputable?

Acerca de la adicción que sufre Agustín Morales, la doctora Salinas Odorisio expresó que no tiene ninguna información de que esté con problemas de salud, “sí hay un pedido de la defensa para que se lo asista por su adicción, pero a mí no me consta que eso le esté alterando sus facultades para que le impidan declarar. Puede ser una situación anímica que valore su defensor”.

Al ser consultada sobre la situación de salud del nieto en el momento del crimen, la fiscal sostuvo: “Nosotros podremos hacer la valoración de si estaba o no drogado por los resultados que obtendremos de los exámenes toxicológicos. No nos podemos guiar por apreciaciones o por lo que él pudo haber manifestado en ese momento”.

Mientras se espera por distintos resultados que serán aún más determinantes en la etapa de instrucción, la fiscal señaló que dispondrán de una junta médica solicitada por la defensa de Detzel, el letrado Eduardo Sángari, quien pese a que el perito de parte coincide con la data de muerte, solicitaron la junta.

La fiscal también hará lugar a una inspección ocular tras el pedido del defensor técnico de Agustín Morales, el doctor Héctor Salaligue, “para garantizar siempre el derecho de defensa de las partes”. Una vez concluidas todas estas medidas, “decidiremos en carácter de qué seguirá cada uno de los imputados en esta causa”, sostuvo Salinas Odorisio.


CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android


Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

AstronomíaLa NASA descubrió un extraño y gigantesco planeta que no debería existir
Ver anteriores