Deportes

Copa LibertadoresBoca le ganó al DIM de Colombia y quedó cerca de los octavos

El Xeneize se impuso 1 a 0 con un gol de Salvio sobre la hora y quedó con un pie en octavos de final.

Boca no para. Lo quiso ganar. Lo mereció ganar. Y lo ganó. Parecía que se iba a volver sin cortar con la racha negativa de 16 años sin triunfos en terreno colombiano, pero a dos minutos del final el olfato goleador de un encendido Eduardo Salvio volvió a funcionar para capitalizar un grosero error defensivo de Deportivo Independiente Medellín y sellar otra victoria de visitante manteniendo su valla en cero en esta reanudación de la Copa Libertadores.

Muy a pesar de los visibles signos de cansancio, el Xeneize siempre fue más y tuvo en Carlos Tevez a su mejor jugador. Este 1 a 0, que se suma al 2 a 0 conseguido en Paraguay, lo dejó nuevamente líder del grupo H con 10 puntos y así quedó al borde de la clasificación a octavos de final teniendo en cuenta que los dos últimos compromisos serán en La Bombonera. El martes 29 recibirá a Libertad y con un empate estará en la siguiente ronda.

¿Para qué cambiar cuando todo funcionó bien en la vuelta a la actividad tras casi seis meses? Eso se preguntó Miguel Ángel Russo y se respondió así mismo presentando los mismos once que superaron a Libertad la semana pasada en Asunción. Sin embargo, por la urgencia de Independiente de Medellín, se encontró con un arranque de juego muy distinto al que tuvo en La Nueva Olla.

Los colombianos dirigidos por Raúl Bobadilla, apremiados por la nula cosecha de puntos en el grupo H, salieron a buscar con mucha mayor vehemencia con la que lo hizo el otrora equipo de Ramón Díaz. Con un claro 4-3-3, el local intentó dar el golpe, pero pocos espacios encontró en campo xeneize.

Boca no presentó una presión alta y plantó bandera en la mitad de la cancha con Jorman Campuzano de volante de marca y nuevamente tres volantes para la generación por delante suyo: Eduardo Salvio, Guillermo Pol Fernández y Gonzalo Maroni. El oficio de Carlitos Tevez arriba, secundado por el laborioso Franco Soldano, marcó la diferencia en la etapa inicial.

Tevez, el símbolo que está de vuelta con lo mejor de su repertorio
Tevez, el símbolo que está de vuelta con lo mejor de su repertorio Fuente: AP

Cuando Boca lograba pasar la línea de los tres mediocampistas del dueño de casa, se enfrentaba a una defensa expuesta que en dos ocasiones debió ser salvada por el arquero Andrés Mosquera. El hombre de los guantes contuvo un disparo de Carlitos y salvó otro de Salvio, que luego besó el travesaño y salió.

Al mando de Leandro Somoza (con Russo nuevamente mirando por TV desde Buenos Aires para preservarse), los de La Ribera pesaban más en ataque aun sin la intensidad de hace una semana. Jugar con la necesidad del DIM fue la estrategia elegida por el visitante, teniendo en cuenta que en las dos últimas jornadas jugará en La Bombonera.

Esteban Andrada no fue protagonista en ningún momento en un Atanasio Girardot obviamente vacío pero musicalizado constantemente por la banda sonora de la hinchada local que salía de los parlantes. Independiente no tuvo noción de cómo hacer para comprometer el arco de su rival. A falta de un juego colectivo fluido, nadie de los suyos se hizo cargo de rebelarse.

No tuvo un conductor designado, el cuadro de Medellín. Apostó por explotar con su velocidad los costados del campo, pero pocas veces agarró desprevenido a un Boca muy atento (más atento a la marca, que al juego). Ni José Estupiñán por la derecha, ni Javier Reina por la izquierda, ganaron sus duelos con los laterales Emmanuel Mas y Leonardo Jara, respectivamente.

Y como Boca, más allá de ese par de acciones de peligro, se mostró varios metros más atrás que en terreno guaraní, se vio un partido poco atractivo y nada emocionante. De hecho, con el andar de los minutos, Pol Fernández fue metiendo la cola más cerca de la línea de Campuzano por lo que Tevez y Soldano quedaron más desconectados. Y el Toto Salvio en ese primer tiempo no estuvo enchufado a 220 para desequilibrar por la calle diestra.

A esa altura ya había salido Maroni, lesionado en un isquiotibial, e ingresado Agustín Obando. Para la segunda etapa, Somoza puso a Walter Bou por Soldano. La temática del encuentro no varió y Carlitos siguió siendo el mejor, ya fuera por sus remates desde afuera o por la construcción en el área para hacer que sus compañeros se soltaran al espacio, como en la que Pol Fernández remató cruzado y la pelota se fue apenas al lado del palo derecho.

En su botín derecho tuvo el triunfo, Tevez. Pero tiró por arriba una oportunidad inmejorable tras un buen desborde de Obando por la izquierda. Y cuando el empate parecía un hecho, un pase atrás mal dado fue interceptado por Capaldo, cuyo remate no venció a Mosquera, aunque en el rebote Salvio no perdonó.

Otra vez Boca. Otra vez el Toto. Otra vez un festejo lejos de casa que lo acerca a la próxima fase y le hace latir más fuerte la ilusión copera.

 

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



Seguinos en Twitter

Encuestas

En la evaluación de la gestión de Bettina Romero en la Municipalidad de Salta, con cuál de estas opciones se identifica

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Una alumna se olvidó de apagar la cámara y tuvo relaciones sexuales en plena clase virtual
Ver anteriores