Nacionales

Datos estadísticosAlertan sobre problemas de crecimiento por la alimentación

Especialistas señalan que la crisis obligó a las familias a dejar lácteos, frutas y verduras.Preocupación por la salud bucal y el riesgo de que se sumen casos de cáncer de colon

Datos estadísticos de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo indican que la crisis llevó a los salteños a reducir el consumo de bebidas azucaradas, lácteos, frutas, verduras y carne. Estela Ola Castro, licenciada en nutrición y titular de Proyecto Saludable 3.0, dependiente de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UNSa, advirtió que estos cambios en la dieta de los salteños tendrán consecuencias en la salud de la población.

La profesional recordó que las guías alimentarias aprobadas por la Organización Mundial de la Salud recomiendan que la mitad del plato que se consume debe estar cubierto por vegetales. «Ya teníamos deficiencias y ahora, con el cambio económico, la disminución de estos nutrientes se agravó mucho más», expresó Ola Castro.

La especialista recordó que en Salta hay prevalencia de cáncer de colon y que podría agravarse de continuar esta tendencia de empobrecimiento de la dieta.

«El insuficiente consumo de vegetales es una de las causas de este problema. El estreñimiento y la falta de actividad física podrían hacer aumentar estos índices. Hoy las familias buscan saciar el hambre, pero con alimentos sin micronutrientes como el hierro, calcio y las vitaminas del complejo B y C. Esto podría generar en la población infantil mala salud bucal, además de retraso en el crecimiento y en el desarrollo intelectual», detalló.

La nutricionista recordó que, por día, se deben consumir 400 gramos de verduras y tres frutas, más aún teniendo en cuenta que el NOA tiene una alta tasa de sobrepeso y obesidad.

Según la encuesta nacional del factores del riesgo, en la región el 48 por ciento de la población padece sobrepeso y obesidad, un 48 por ciento se encuentra en el peso normal y un 4 por ciento padece desnutrición. Los índices de esta encuesta destacan, por otro lado, aumento en el consumo de sal.

La población del norte del país sufre deficiencia de hierro y calcio. «La única forma de cumplir con los requerimientos de calcio es a través de los lácteos, porque la población no tiene el hábito de consumir otras fuentes de calcio como el brócoli, que no se absorbe fácilmente», explicó la nutricionista. Ola Castro agregó que, además de tomar leche, es recomendable comer queso. Ambos productos quedaron entre los que se volvieron casi inaccesibles para una familia en los últimos meses.

Se estima que por día un adulto debe tomar al menos tres tazas de leche de 220 cm3 y los niños y adolescentes un litro diario. «Estamos muy lejos del ideal. Además, si un día no tomé esa cantidad, debería recuperarlo al día siguiente», dijo.

Los 660 cm3 de leche se podrían cubrir con la misma cantidad de yogurt o 100 gramos de queso.

Estela Ola Castro manifestó que al reducir las cantidades recomendadas no se están cubriendo los requerimientos nutricionales necesarios para evitar la deficiencia de calcio y los consecuentes problemas de salud.

Carnes más saludables

Como efecto de la inflación, los salteños primero cambiaron la carne vacuna por la de pollo y luego por las achuras o el cerdo.

Estela Ola Castro destacó que se recomienda consumir unos 80 gramos de carne vacuna por día.

«Si no se consume todos los días no afecta, ya que pueden consumirla día por medio en porciones de 150 gramos o 200, teniendo en cuenta las costumbres de la zona, donde las porciones de carne vacuna siempre fueron importantes», agregó.

La nutricionista destacó que, con 80 gramos, se puede elaborar una salsa bolognesa, ya que al ser carne picada y hervida se expand; también se pueden elaborar albóndigas o hamburguesas.

El consumo de carne es necesario para cubrir la deficiencia de hierro, esto puede reemplazarse con el consumo de vísceras como hígado o corazón. «Por lo general se educa a la población para que consuma cortes de carne magros. En el caso de las vísceras, implican una ingesta de grasas un poco más elevada. Sin embargo, la experta señaló que «es tan poco lo que se consume de carne, por los precios, que las grasas no tienen tanto peso en esta elección».

La decisión de comprar cerdo en reemplazo de la carne vacuna puede considerarse positiva, ya que esta carne tiene menos concentración de grasa, porque se ubica en los bordes de los cortes pero, además, la grasa de cerdo es rica en vitamina B, C y D, y en calcio. Por otro lado, contiene minerales como fósforo y hierro.

Buscando la saciedad

Para no sentir hambre, con los recursos que tienen muchos salteños debieron reemplazar las frutas y verduras por los fideos y el arroz.

«Estos son algunos de los alimentos que, si bien brindan carbohidratos complejos, tienen carencia de otros nutrientes. Esto hace que se incrementen los casos de obesidad, que en el caso de los salteños está muy relacionada además con el consumo de bebidas azucaradas, como las gaseosas», detalló la nutricionista.

Otro de los cambios relacionados con los aumentos de precios es que se fue eliminando la cena, que se sustituyó por una merienda que se toma cuando termina la tarde, con mate o té acompañado de una abundante cantidad de pan.

Etiquetas

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Estados UnidosCapturó la foto de su vida: un extraño ejemplar de ciervo que solo puede verse “uno en un millón”
Ver anteriores